Volver
'

03 de September, 2020

¿Es ahora un buen momento para comprar un inmueble?

La crisis sanitaria, social y económica ha provocado, por un lado, la bajada del precio de los inmuebles de segunda mano y, por otro, el aumento de los de nueva construcción.La crisis del coronavirus ha afectado mucho al sector inmobiliario. La venta de viviendas se desplomó durante el primer semestre un 24,6%, la inversión se redujo un 30% (de 12.000 a 8.000 millones de euros) y los precios bajaron por primera vez en cuatro años hasta un 4,9%. Estos datos negativos para el negocio del ladrillo, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Consejo General del Notariado y la Consultora Inmobiliaria CBRE, reflejan también una oportunidad para aquellas personas que están estudiando comprar una vivienda. En este contexto, hay bastantes dudas: ¿en qué tipo de inmuebles ha bajado más los precios? ¿Cómo está siendo la demanda en el sector inmobiliario? Y, sobre todo, ¿qué alternativas hay a la visita presencial del inmueble?


La mayoría de expertos apunta a que la bajada de precios de las viviendas es una tendencia que seguirá presente hasta comienzos de 2021. Momento en el que se espera el inicio de la normalización y estabilización de la actividad.


La caída de precios no afecta a todas las viviendas por igual. Los datos del Consejo General del Notariado señalan que mientras que el precio de los pisos de segunda mano bajó en junio un 3,3% interanual, los pisos nuevos subieron un 5%.


El aumento de la demanda de inmuebles de nueva construcción es una de las principales razones de la subida del precio de estas viviendas, que son más grandes y con más servicios de comunidad. Desde finales de 2019, la compra de estos inmuebles protagonizó un impulso debido a varias ventajas legislativas: como más garantías de compra (cuando el inmueble se está construyendo), y constructivas que, a diferencia de la mayoría de las viviendas de segunda mano, incorporan sistemas de eficiencia energética (lo que supone un ahorro considerable en las facturas de la luz).


Fuente: El País

SUBIR