Volver
'

08 de July, 2021

Los alquileres se abaratan casi un 3% en un año y caen más del 8% en Madrid

El precio de la vivienda en alquiler se situó en una media de 9,70 euros por metro cuadrado en el mes de mayo, lo que arroja una caída superior al 2,8% con respecto a un año antes, según un estudio elaborado por el portal inmobiliario Pisos.com. Por su parte, con respecto a abril los alquileres se encarecieron un 0,32%.


Los mayores retrocesos, superiores al 8%, se dieron en Madrid (del 8,7%) y en Canarias (8,16%). A continuación se situaron Baleares, con un descenso del 7,3%; Asturias (del 5,9%) y País Vasco (4,95%). Por el contrario, la mayor subida de precios con respecto a mayo de 2020 se dio en Navarra (10,8%), muy por delante de Cataluña (4,6%) y Galicia (2,7%).

En tasa trimestral, la vivienda en alquiler registró su mayores avances en Madrid (2,75%); Navarra (2,67%), Cantabria y Extremadura (2,48%, respectivamente) y Baleares (2,24%). En esta comparativa, las caídas más pronunciadas con respecto a los precios de abril se dieron en Asturias (2,5%), Canarias (1,18%) o La Rioja (1,02%).


Las comunidades con los alquileres de vivienda más caros fueron Madrid (12,28 euros/m²), Baleares (10,9 euros/m²) y Cataluña (10,78 euros/m²). Por su parte, Castilla y León (4,75 euros/m²), Castilla-La Mancha (5,3 euros/m²) y Extremadura (5,52 euros/m²) registraron en mayo las rentas más económicas.


Por provincias, tras Madrid, los alquileres más altos se dieron en Barcelona (11,67 euros/m²) y Guipúzcoa (11,59 euros/m²). En cuanto a capitales de provincia, San Sebastián fue la más cara para los inquilinos, con 15,59 euros/m²), seguida de Barcelona (15,38 euros/m²) y Madrid (14,96 euros/m²).


Es una buena noticia que las mensualidades vayan acomodándose a los salarios reales de los inquilinos, puesto que en determinadas ciudades se estaba haciendo un esfuerzo por encima del porcentaje máximo de ingresos que debe destinarse a este concepto.

La crisis sanitaria ha traído consigo una subida de la oferta, mucha de ella procedente de herencias o de viviendas turísticas, y que en las grandes capitales ha crecido la disponibilidad de estudios y apartamentos pequeños a precios asequibles debido al cambio de preferencias de los inquilinos.

Fuente: 20 minutos

SUBIR